Descubriendo Viena

Mar Flores7

Hay viajes que son más especiales que otros, de esos que recuerdas con más cariño y que marcan un antes y un después. Este es el caso de la visita que hice recientemente a Viena, en el que decidí viajar sola con mis hijos. La verdad que iba preparada para que fuera un viaje complicado debido a la diferencia de edad entre los niños (uno de 14, de 11 y los dos de 6), pero al final, entre que los pequeños se portan mejor que los mayores a veces, y que estar en Viene es como vivir en un cuento, todo fue como la seda, ¡un auténtico éxito!

Mar FLores

Estuvimos tan entretenidos durante todos los días, que fueron mis dos primeras semanas sin fumar, ¡ni me acordé! Y es que no paramos de hacer cosas, tiene taaanto que ver esta ciudad… Actividades como visitar los dos Palacios: el de Verano y el de Invierno y quedarse con la boca abierta ante su grandiosidad y belleza; o contemplar el famosísimo cuadro de El Beso de Klimt, llenaron nuestras jornadas.

Mar Flores3

Por supuesto, si vais con niños, no os podéis perder el parque de atracciones Pratter donde disfrutaréis toda la familia. Una de las cosas que más me sorprendió fue el Time Travel, un viaje a través del tiempo donde puedes conocer la Viena de 1800 y toda su magia, sus trajes, costumbres…

Mar Flores4

Mis hijos también lo pasaron bomba patinando en una pista frente al Rathauspark, una experiencia inolvidable, y que si lo combinas con una visita al restaurante Rollercoaster se convierte en una tarde perfecta. También tuvimos la oportunidad de ver cómo se cocina un auténtico apfelstrudel, el más mítico postre austríaco, ¡ y que además está buenísimo!

Mar Flores5

Tras pasarnos los días pateando la ciudad y realizando todo tipo de actividades, lo mejor era llegar al Hotel Hyaat, donde nos alojamos, y disfrutar de su maravilloso Spa con piscina. El trato en el hotel es exquisito y hace que el viaje sea todo un éxito. ¡Muy recomendable!

Mar Flores6

Un beso,

MAR

Deja tu comentario

  • (will not be published)