Caprichos saludables, ¡por fin!

Mar Flores3

Vivimos en un mundo en el que la búsqueda de la felicidad se ha convertido en el objetivo de casi todo lo que hacemos. No es algo criticable, pero sí debe ser algo que hagamos de forma sana, respetando a los demás y a nosotros mismos, y que nunca debe convertirse en una obsesión, ya que solo ese hecho nos convertirá precisamente en personas infelices.

Sentirnos bien, plenos y felices no siempre radica en los grandes aspectos de nuestra vida, el típico salud, dinero y amor, las pequeñas cosas que nos ofrece la vida son auténticos proveedores de felicidad, una más simple, pocas veces apreciada, pero muy valiosa. Desde esos ratos en soledad leyendo un buen libro, a un paseo con nuestros hijos, una copa de vino en buena compañía, etc. Debemos saber vivir también con intensidad esos momentos.

Mar Flores2

Y, por supuesto, en esa lista de cosas que nos hacen felices, está la comida. Aunque siempre lo mejor es la compañía, disfrutar de la gastronomía también se ha vuelto tendencia en los últimos años, aunque algunos ya lo sepamos de hace tiempo . Y es que deleitarse con nuevas recetas, o las más tradicionales, es uno de los mayores placeres que podemos tener. Aunque tenemos que tener en cuenta siempre que hay que llevar una dieta equilibrada y sana, porque estar sanos también nos hace ser felices, y ya sabéis, somos lo que comemos.

Mar Flores

Así que en nuestra dieta no pueden faltar las verduras y hortalizas, frutas, legumbres, etc. Que aunque algunas tengan mala fama os aseguro que hay recetas con estos productos de chuparse los dedos y para nada tienen que ser aburridas. Pero no voy a negar que a todo el mundo le apetece un capricho de vez en cuando, que también eso es felicidad jeje. Yo por supuesto tampoco me escapo de esos momentos de desear algo dulce, y la verdad que a partir de ahora no me sentiré nada culpable de sucumbir a esta tentación, porque he descubierto un Yummeat, que nos ofrecen golosinas deliciosas con un 0% de azúcares y grasas, así que son perfectas para matar ese gusanillo sabiendo que no nos estamos saltando la dieta.

Desde luego necesitamos más soluciones de este tipo y seguir siendo felices con nuestro cuerpo, sea como sea, con nuestra vida, y, también, con lo que comemos.

Un beso,

MAR

Deja tu comentario

  • (will not be published)